lunes, 30 de noviembre de 2009

La alergia al huevo


La alergia al huevo, es una reacción al ingerir, inhalar o tocar las proteínas del huevo.Los alérgicos al huevo suelen tener reacciones al consumir la clara del huevo.Las proteínas que más alergia dan son la Ovoalbúmina-OVA, el Ovomucoide-OVM, el Ovotransferrina o conalbumina, la Ovomucina y la Lisozima.El organismo ve a estas proteínas como una amenaza y produce el anticuerpo IgE (inmunoglobulina E), que actúa contra el huevo.

La alergia al huevo suele aparecer entre los 6-12 meses de vida.Para evitar un cuadro alérgico en un bebé, antes de darle a consumir huevo,es recomendable primero frotar un poco de clara de huevo por la cara para ver si enrojece.

La alergia no es de por vida, en el 50% de las personas que tienen alergia al huevo va desapareciendo en unos cinco años después que se diagnosticó esta alergia.

Los síntomas más comunes suelen ser reacciones cutáneas como erupciones, picor, enrojecimiento.En otros casos la reacción puede ser exclusivamente digestiva, en forma de vómitos.

Otros síntomas pueden acarrear dificultades respiratorias debido a la inflamación de los bronquios.

Para diagnósticarla, el médico realiza una prueba llamada prick-prick.Se basa en aplicar sobre la piel aquellas sustancias que dan alergia, añadiendo cada vez más de esa sustancia para saber cuales son las que mas reaccionan en la piel.

Las personas alérgicas deben evitar todos los productos que contengan huevo.Hay que tener cuidado porque hay alimentos preparados que contienen huevo en pequeñas cantidades y no están declaradas y no lo advierte la etiqueta.

Evita aquellos que contengan: albúmina, lecitina(excepto de soja), E-222,lisozima, coagulante, emulsificante,globulina, livetina, ovoalbúmina, ovomucoide, ovolivetina, vitelina,E-161b (luteína pigmento amarillo).

viernes, 6 de noviembre de 2009

Aceites saludables


Una fuente importante de grasas son los aceites. Sin embargo, existe una gran cantidad de aceites; de allí la necesidad de saber distinguir cuáles resultan más beneficiosos para nuestra salud o para combatir un determinado tipo de dolencia.

Aceite de aguacate:
Las frutas usualmente tienen un bajo contenido de grasa(alrededor 1%). Sin embargo, el aguacate, a pesar que es considerada una fruta, contiene 24%. Esta grasa es muy parecida en su composición a la del aceite de oliva, lo cual la convierte en una muy saludable.

Aceite de semillas de calabaza:
Estas semillas de calabaza son consideradas una rica fuente de proteína vegetal natural (29%) y además contienen grasas esenciales insaturadas (oleico y linoleico). El aceite extraído de las semillas resulta excelente para combatir problemas de dentadura, vejiga y próstata.

Aceite de cártamo:
El aceite de cártamo es muy similar, por sus propiedades nutritivas, al aceite de sésamo. Tiene el mayor contenido en ácido linólico de todos los comestibles poliinsaturados. Se han comprobado sus efectos benéficos en la disminución del colesterol malo. Este ácido además, favorece la absorción del calcio y, por tal razón, está muy indicado en casos de osteoporosis.

Aceite de semillas de girasol:
Es muy rico en ácido linoleico (64%) y vitamina E por lo cual es muy indicado para la arteriesclerosis y para equilibrar el colesterol bueno y malo. Es, igualmente, saludable para el páncreas y la vesícula. El magnesio que posee lo convierte también en un aceite indicado para enfermos de cáncer.

Aceite de lino:
Tiene un elevado contenido en ácidos grasos omega 3 y vitamina F. Este aceite tiene un efecto benéfico sobre los sistemas cardiovascular, inmunitario y nervioso. Igualmente, alivia las afecciones de la piel, así como las inflamaciones articulares como la artritis.

Aceite de germen de maíz:
Este aceite es muy rico en vitamina A, E, calcio y hierro que lo convierte en un buen aliado de la actividad cerebral y del sistema nervioso. Aunque su contenido en ácido oleteo le convierte en estable para cocinar, se recomienda tomarlo crudo para aprovechar mejor sus propiedades.

Aceite de onagra o prímula
El aceite de onagra contiene ganmalinolénico (8,3%), linoleico (71,5%), ácido oleico (10,9%) y palmítico (6,6%). De allí que previene el envejecimiento fisiológico, las enfermedades degenerativas, alivia los síndromes premenstrual y los síntomas de la menopausia, controla el colesterol, la arterieesclerosis y la trombosis. Es necesario para conservar en buen estado el cabello, la piel y las uñas.

Aceite de oliva:
Es una fuente rica de ácido oleico (entre 74% y 80%) y, también, tiene una pequeña proporción (14%) de ácidos grasos poliinsaturados esenciales, vitamina E y otros antioxidantes. Por esta razón, protege al aparato digestivo, activa el funcionamiento del páncreas y del hígado, evita el estreñimiento y previene la hipertensión arterial.

Inclusive existen remedios caseros muy empleados con aceitede oliva. Por ejemplo: Se recomienda tomar de1 a 3 cucharaditas de aceite prensado en frío cada mañana, en ayunas, para combatir el estreñimiento, eliminar cálculos y arenilla de la vesícula biliar y regular el funcionamiento del hígado o mezclarlo con zumo de limón para obtener una piel tersa y para eliminar la costra que les sale a algunos niños en la cabeza durante la lactancia.

Aceite de semillas de sésamo:
Son semillas muy nutritivas y ricas en lecitina y ácidos grasos para disolver el colesterol. Igualmente, tienen fósforo, niacina y vitamina E. Por ello, su aceite beneficia el corazón, la circulación sanguínea y la oxigenación.

Aceite de soja:
El aceite de soja tiene un elevado contenido en fitoestrógenos, además de ácidos grasos saturados, monoinsaturados y polinsaturados. Se asimila y digiere con facilidad. Se aconseja para nerviosos y diabéticos.

fuente: Blog al día

jueves, 5 de noviembre de 2009

Matener un peso saludable‏




Lo importante es poner el acento en un cambio gradual de hábitos basado tanto en la forma de comer, como en la cantidad y calidad de los alimentos . De esa manera se un equilibrio de nutrientes que asegurará tanto la prevención de enfermedades como una buena calidad de vida.



Una de las claves para bajar de peso saludablemente es evitar largos períodos de ayuno. Se ha comprobado científicamente mayor prevalencia de obesidad, entre individuos que comen una o dos veces por día, que entre aquellos que lo hacen cuatro veces, utilizando la misma cantidad y calidad de alimentos. Por ello es aconsejable comer pequeñas porciones en forma fraccionada y con alimentos variados, ya que cada uno aporta diferentes nutrientes que el organismo necesita ir incorporando y cuya ausencia puede ocasionar una enfermedad carencial. Las consecuencias de hacer una o dos grandes comidas al día se traducen en:
- Aumento del colesterol
- Mayor tendencia a formar grasa
- Alteraciones en el metabolismo de la glucosa

Para mejorar la eleccion de alimentos es aconsejable:
Elegir todos aquellos que sean bajos en grasa y colesterol
- Cortes de carne magra en general
- Lácteos descremados
- Limitar el consumo de huevos, usando principalmente las claras
- Incorporar pescado en sus comidas
- Controlar los aderezos grasos (aceite, mayonesa, crema)
- Disminuir el consumo de frituras
- Reducir productos de panadería y confitería

Aumentar el consumo de fibra (vegetales, frutas, cereales, legumbres y panes)
Disminuir el consumo de azúcar (Elija como postres, yogures, frutas frescas, compotas o postres helados bajos en azúcar)
Reducir el consumo de sal (Es preferible salar los alimentos después de la cocción)
Beber abundante cantidad de líquidos( si es posible hasta 2 litros por día incluyendo infusiones y caldos desgrasados)
Si se bebe alcohol hacerlo con moderación (Mujeres:1vaso por día,Hombres hasta 2 vasos por día)

Fuente:Blog al día

domingo, 1 de noviembre de 2009

alcauciles riquísimos


Ingredientes: Para cinco personas

+ 5 alcauciles
+ pan rallado
+ queso de rallar, 50 gr
+ perejil
+ sal y pimienta a gusto
+ aceite

Procedimiento:

Lavar los alcauciles retirandole las primeras hojas, que son las más duras.
dejarlos escurrir un rato.
Realizar una mezcla con el pan rallado, el perejil picado, el queso de rallar y la sal y pimienta.
Luego incorporar un poco de la mezcla entre las hojas del alcaucil.
Una vez preparados los alcauciles, disponerlos dentro de una cacerola parados, agregandole agua hasta la mitad de los alcauciles y rociar sobre estos un chorrito de aceite.
Tapar y dejar cocinar entre 30 y 45'.
Incorporar agua en la cacerola las veces necesarias, pero nunca sobre los alcauciles.


Servir como acompañante de carnes.
¿Cómo saborearlos?
Esta riquisíma receta se saborea utilizando los dedos.Tomar por vez cada una de las hojas y chupar las hojas sosteniendo firmemente entre los dientes.

Mi blog

Se ha producido un error en este gadget.

Vota Todo muy sabroso